3 de junio de 2014

Desaparecida en acción parte 2: Casamiento por iglesia

El vestido de casamiento, deseado por muchas, ignorado por otras. Es la pieza fundamental en uno de los días más especiales en la vida de una mujer, donde sabés que todas las miradas van a estar sobre vos. Por eso también el estrés que provoca encontrar el diseño indicado.

Hace unos meses hablaba con una futura novia y me decía que le costaba mucho decidirse por el vestido, pero lo que más miedo le daba era depositar la confianza en una modista que no sabía si iba a poder captar lo que ella estaba buscando y trasladarlo al diseño.

Ese temor también lo tuve yo, por eso opté en un principio por ir a algunos lugares "Ready to wear". ¿Qué son estos sitios? Es como un showroom de vestidos de novia ya confeccionados (nuevos o usados), que se pueden probar y si alguno te gusta, te toman las medidas para adaptarlo a tu cuerpo y le podés agregar algunos detalles como galones, mostacillas, pedrería, etc. Vas a los pocos días a hacerte una prueba y si todo está bien ya resolviste el tema de una forma bastante express.

De hecho me han comentado que acá en Buenos Aires este tipo de lugares son los más buscados por novias del interior del país, que hacen viajes relámpago a la capital para resolver cuestiones del casamiento y en pocos días vuelven con varias cosas para la fiesta y de paso el vestido y los zapatos.

En mi caso no encontré en ese sistema lo que estaba buscando, quería un diseño sencillo para un casamiento de día, sin muchos lujos porque era una boda íntima, no quería parecer una Barbie princesa. Así que finalmente me decidí por una pareja de modistas, madre e hija, que nos hicieron los vestidos a mi mamá, a mi hermana y a mi. A ellas les mostré varias fotos de diseñadores que me gustaban, como por ejemplo Marchesa, Reem Acra y Carolina Herrera; y juntando un poco de acá y otro poco de allá así quedó la novia: 


Vestido confeccionado con capas de muselina y satén. Corset con escote corazón y pestaña en satén, drapeado en tul bordado con detalles salpicados de mini perlas y mostacillas, botones forrados en satén y sobre la cintura galón bordado. Zapatos: Steve Madden.

En un principio el vestido iba a ser corto por debajo de las rodillas, me había enamorado de algunos diseños de Carolina Herrera, pero luego de una lucha entre las mujeres de la familia y allegadas, finalmente terminó ganando el largo.  Eso sí, lo pedí expresamente sin cola, lo que la modista llamó una novia lánguida europea.

Lo que primero resolví fue la elección de los zapatos, los encontré pocos días después de que decidimos la fecha del casamiento, fue un flechazo instantáneo, quería que sean diferentes al calzado clásico de novia, me parecieron especiales. Fueron la sensación, a cada lugar que los llevaba para hacer las pruebas se enloquecían con el diseño. Me parecían jugados, los amás o los odiás. Yo los amé desde el primer día que los vi y a pesar de sus 12 cm de taco son super cómodos.


Para las uñas elegí la clásica francesita en tono rosado con nail art sólo en el índice y el anular para no recargar las manos. El esmalte es OPI y duró intacto una semana.

El ramo y el tocado se los encargué a una señora que encontré en Mercado Libre, en un estado de pura crisis, porque no sabía qué ponerme en la cabeza, nada de lo que veía me convencía. También le pedí el ramo, cumplió con los plazos de entrega y siempre estuvo atenta a lo que quería, ella se catalogaba como una enamorada de los casamientos y puedo decir que así fue por la dedicación que tuvo con cada detalle.
Para el peinado mi inspiración fue el look de Juliana Awada en su civil, una novia más natural, por eso usé el pelo suelto con ondas. Para el ramo quería alejarme de las rosas clásicas tipo pimpollo, opté por un mix de lisianthus, con algunas rosas abiertas y en la base peonías fuxia.

Cada novia es un mundo y vivencia las emociones de un modo diferente que las demás, si bien nos unen patrones en común, a la hora de pasar por la etapa del casamiento seguramente mi experiencia y pensamientos no se asemejen al resto pero sí les pueda servir como punto de partida a otras ideas.

Les recuerdo que para ver más detalles del proceso del casamiento pueden visitar mi Tumblr 30 días y contando, donde fui subiendo más detalles sobre las cosas relativas a la organización del casamiento y el vestuario. También lo estoy actualizando de a poco para mostrar cómo salió todo.

En la próxima entrega, ¡Luna de miel y algo de shopping!

8 comentarios:

  1. Muy lindo el vestido! Espero que todo salga mas que bien el gran día ! ;)

    Ademas hace muy poquito yo tambien empece un blog de belleza, obvio que sos bienvenida para chusmearlo un ratito, la direccion es: http://beautipul24.blogspot.com.ar
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula! Gracias por pasar!

      Ahora me doy una vueltita por tu blog :)

      Beso,

      Valy

      Eliminar
  2. que ternuraaaaaaaa! ADORE el peinado, vestido, todo! Y coincido en que cada novia es un mundo! es tal cual :D
    que tengas una hermosa semana!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Carlita!!!

    Igualmente para vos, besito grande!

    ResponderEliminar

Con alegría recibo y contesto todos sus comentarios, aportes, consultas y sugerencias. ¡Gracias por visitarme!