20 de febrero de 2013

Dermaglós solar vs. Adermicina A

Exponernos al sol requiere muchos cuidados, una quemazón puede arruinarnos las vacaciones, manchar nuestra piel, obligarnos a estar encerrados, dormir mal, pecas, pecas y más pecas. Por eso el protector solar juega un rol fundamental, es nuestro aliado número uno a la hora de realizar actividades al aire libre y no lamentarnos luego.

Cuando era chica promediaba la década del 80 y eso de la protección solar no existía, las mujeres usaban Sapolan, que debo reconocer dejaba un color divino pero con el correr de los años el sol se volvió un tanto agresivo y hacía falta algo más: el famoso FPS, cuyo número fue aumentando en los últimos tiempos.

A riesgo de delatar nuestra edad, ¿Recuerdan la Sapolán?

Es así que a lo largo de mi adolescencia y luego mi ¿adultez? fui probando varios protectores solares, mi piel es sensible, de esas que se enrojece al instante y que nunca experimentará el dorado caribeño. Cada verano pasaba por las góndolas de la farmacia y probaba distintas marcas como Rayito de Sol, Sundown, Nivea, Hinds, etc. Muchos años usé la Hawaiian Tropic hasta que finalmente di con la Dermaglós y hasta el día de hoy nunca la cambié.

Y dirán ¿Por qué nombraste a la Adermicina A? Porque tuve la desgracia de olvidar mi Dermaglós y una amiga me prestó esta marca, asegurándome que era bárbara y que de paso le coloque más cantidad en la espalda porque le ardía (y ahí ya empecé a desconfiar).




Dermaglós, lo que SI: Es una excelente protección solar para todo el cuerpo, tiene vitamina A y perdura aún estando en el agua. He usado desde el factor 20 hasta el 40, todas con magníficos resultados, la piel la tolera perfecto y se absorbe relativamente rápido. Este año lanzaron la crema con FPS 50.

Dermaglós, lo que NO: Lo único que puedo criticarle es que deja residuo y la ropa queda con olor a crema, precisa de varios lavados pero para eso el lavarropas hace su trabajo.

Precio a enero 2013: $65 FPS 30 (A medida que el factor aumenta el costo es mayor).

Mi experiencia con Adermicina A: Un engaño. No resiste ni una salpicadura de agua, se esparce bien en el cuerpo pero es como aplicar una crema placebo, no importa el factor, en el agua deja su película grasosa y a vos que Dios te proteja del sol, porque la crema abandonó tu cuerpo. Mi piel sufrió, su cometido no lo cumplió y por eso no la compraría.

Recomendación de Que sea con Glamour: SI a la Dermaglós solar, cualquier factor de protección. NO a la Adermicina A.

Por último, imagino que les causará curiosidad saber por qué abandoné la Hawaiian Tropic, que tiene tan buena reputación. La razón fue que en la época que la compraba era importada, me costaba mucho conseguir el FPS que necesitaba, además era en gel y no la podía esparcir bien.

Recuerden siempre proteger la piel de los rayos solares, lamento todavía escuchar a personas que dicen "No me encremo porque sino no tomo color", yo les diría que más que broncearse piensen en que se están fritando como un cornalito y que a la larga todo ese daño se paga.



Imágenes: Mercado Libre / Dermaglós / El País

1 comentario:

Con alegría recibo y contesto todos sus comentarios, aportes, consultas y sugerencias. ¡Gracias por visitarme!